Covid-19: pediatras alertan sobre la caída en la cobertura de la vacunación de otras enfermedades

La Sociedad Argentina de Pediatría advirtió que en 2020 ninguna dosis del calendario alcanzó el 80% de la población apuntada; advierten sobre posibles nuevos brotes de afecciones niveles de vacunación.

El confinamiento y la saturación del sistema de salud por la pandemia, dos de las causas que explican el descenso en los niveles de vacunación.

La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) advirtió que, por el confinamiento y la saturación del sistema de salud debido a la situación de emergencia sanitaria por Covid-19, muchos niños y adolescentes no recibieron vacunas estratégicas para enfermedades inmunoprevenibles, como el sarampión, la hepatitis B o el cáncer cervical. Esto incrementa el riesgo de nuevos brotes y contagios. Alrededor de un millón y medio de niños menores de un año en América Latina no completan su esquema de vacunación en tiempo y forma, según reveló la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“En 2020, ninguna vacuna del calendario superó el valor del 80% de cobertura a nivel nacional”, destacó María Florencia Lución, médica pediatra y presidenta de la Subcomisión de Epidemiología de la SAP, y advirtió que la vacunación óptima se considera al superar el 95% de la población inoculada.

No es la primera vez que los expertos alertan sobre el descenso de la vacunación de calendario. En julio pasado, Unicef, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló que en 2020 alrededor de 23 millones de niños en todo el mundo no tuvieron acceso a las vacunas esenciales, 3,7 millones más que en 2019. De esta manera, la Argentina se situaba en el noveno puesto en naciones que registraron un mayor aumento del número de chicos que no recibieron una primera dosis de la vacuna DTP (contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa) de 2019 a 2020, con 156.000 menores desprotegidos.

 “Las vacunas más afectadas en nuestro país por esta disminución de las coberturas son la quíntuple (tos convulsa, tétanos, difteria, hepatitis B y enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae b), la polio inactivada, el rotavirus (contra los cuadros diarreicos severos), el neumococo (neumonías y meningitis), la triple viral (sarampión, rubeola y parotiditis), la hepatitis A, varicela y meningococo”, afirmaron desde la SAP. Respecto a los adolescentes, la más afectada es la vacuna contra el VPH (lesiones genitales y cáncer cervical), seguida del meningococo y los refuerzos correspondientes a difteria, tétanos y tos convulsa incluidas en el calendario nacional de inmunizaciones, gratuito y obligatorio.

La médica infectóloga pediatra Elizabeth Bogdanowicz, miembro del Comité de Infectología Pediátrica de la SAP, reparó en el riesgo de “la reaparición de enfermedades que han sido controladas”. Se refirió a meningitis bacterianas, hepatitis fulminantes o al tétanos. “Son las enfermedades que pueden reaparecer ante la falta de coberturas adecuadas y seguras. Además, se añade el riesgo de la reintroducción de enfermedades ya controladas por la vacunación en nuestro país, como el sarampión. Pero si las coberturas contra estas enfermedades no se sostienen alrededor del 95%, corremos ese riesgo, teniendo en cuenta que Brasil tiene circulación del sarampión y mantenemos con el país una interacción fuerte. Es una preocupación muy seria”, agregó.

“El descenso de la vacunación en general es multicausal, pero en los últimos dos años la llegada de la pandemia, el confinamiento, las dificultades para trasladarse, la disminución de las consultas pediátricas, la suspensión de las clases y el miedo al contagio por Covid-19; han contribuido en gran manera”, advirtió a LA NACION Maximiliano Nitto, responsable del Área de Salud, Acción Social, Educación y Cultura de la Defensoría del Pueblo de la Nación.

Un escenario que acrecienta la preocupación es la aproximación del inicio del ciclo lectivo de manera presencial. “La vuelta de las clases es una gran oportunidad para recuperar y completar los esquemas de vacunación de nuestro calendario nacional. El regreso de los niños, niñas y adolescentes a las aulas siempre es una oportunidad para que se hagan consultas con el pediatra, un chequeo de salud general y, de ser necesario, que se completen los esquemas de vacunación pendientes”, aseveró Nitto.

“Tenemos que mejorar la accesibilidad y la aproximación de las vacunas a los chicos y recuperar la vacunación en adolescentes para cuidar su salud a largo plazo, por ejemplo, contra el HPV”, destacó Bogdanowicz.

Por ello, desde la SAP reclaman medidas como: horarios amplios en los centros de vacunación, aprovechar cada contacto de los pacientes con el sistema de salud para controlar los esquemas de inoculación, coordinar acciones con las escuelas, promover la capacitación continua para profesionales y difundir a la comunidad información clara, oportuna y adecuada. También aconsejan a los pediatras y personal de los vacunatorios “aplicar primero las vacunas que inmunicen frente a la patología de mayor riesgo con relación a la edad del niño y a la epidemiología de su entorno”. En cuanto al descenso de confianza en las vacunas entre la población menor de 40 años, Nitto insistió: “La confianza en la salud es fundamental, aunque no siempre contamos con la información suficiente que nos permita decidir de manera adecuada”. Y agregó: “La vacuna es una oportunidad para que los niños, niñas y adolescentes se desarrollen libres de riesgos de enfermedades que pueden causarle una grave discapacidad o, incluso, la muerte”.

“Por ello, creemos que es fundamental que existan visitas periódicas al consultorio médico y que los padres y madres puedan evacuar sus consultas de modo de cumplir con el calendario nacional de vacunación”, añadió.

“Es fundamental buscar información calificada, con evidencia científica que provenga de fuentes confiables como sociedades científicas, publicaciones revisadas por pares. Los trabajadores de la salud debemos redoblar esfuerzos, poner al día los calendarios incompletos, hablar con nuestros pacientes, brindarles esta información y responder a sus inquietudes para despejar todo tipo de dudas”, afirmó Lución. Sandra Rodríguez Ramos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.