Bienestar emocional. Las apps de salud mental traccionan millones y apuntan más alto

Las nuevas iniciativas reciben grandes inversiones y brindan servicios cada vez más profesionales y específicos.

Glorify, una aplicación que permite a los cristianos realizar reflexiones, meditaciones guiadas, oraciones y lecturas de pasajes bíblicos, acaba de anunciar la recaudación de un nuevo aporte de US$40 millones. La ronda serie B fue liderada por SoftBank Latin America Fund. En diciembre, la app había anunciado la captación de otra inversión de US$40 millones para consolidarse en América Latina, liderada por el fondo a16z, y acompañada por SoftBank Latin America Fund y K5 Global, además de celebridades norteamericanas como Kris Jenner, Corey Gamble, Michael Ovitz, Michael Bublé, Jason Derulo, los fundadores de Candy Crush, entre otros. En total, Glorify ya cuenta con US$84,6 millones de capital recaudado en el mercado desde su lanzamiento en 2020.

Este caso es sólo uno más que muestra cómo el mercado de aplicaciones de salud mental y bienestar emocional está en plena expansión. La inversión en el sector se disparó 138% en 2021, alcanzando los US$5500 millones, aproximadamente cinco veces más que en 2018, según datos de CB Insights.

Cada vez más empresas de este segmento atraen inversiones interesadas en productos muy escalables para un problema que detectan en ebullición: casi mil millones de personas en todo el mundo sufren de un trastorno de salud mental, sin embargo, más del 70% de las personas no tienen acceso a la atención que necesitan.

Además, la mejora del bienestar en este campo tiene beneficios económicos. Estimaciones previas a la pandemia señalan que la mala salud mental le cuesta a la economía mundial US$2500 millones por año en términos de pérdida de gasto del consumidor. La Organización Mundial de la Salud estima además, que la pérdida de productividad laboral debida a la depresión y la ansiedad le resta a la economía mundial US$1000 millones.

Los datos muestran que la pandemia de Covid-19 ha empeorado este aspecto de la salud y ha desencadenado una disminución en bienestar, con un aumento dramático de la depresión, ansiedad, síntomas de estrés postraumático y estrés.

En parte, el mercado caliente de este tipo de aplicaciones y plataformas se debe a que muchas corporaciones reconocen la importancia de cuidar este aspecto central entre sus colaboradores y buscan soluciones que puedan ayudarlos en ese camino.

Lyra Health, plataforma online de soluciones innovadoras de salud mental para empresas recibió en 2021 financiamiento por US$235 millones. Dragoneer lideró la ronda y se unió a Salesforce Ventures y Coatue. Entre el mismo estilo de firmas online está Modern Health, que cerró una serie D de US$74 millones con lo que lleva recaudado más de US$170 millones en menos de dos años. Ginger, cuya solución es utilizada por empresas como ViacomCBS, Delta Air y Sephora, anunció una Serie E de US$100 millones liderada por fondos administrados por Blackstone Growth, adquiriendo así una valuación de US$220 millones.

Del lado de las personas, la demanda de la utilización promedio de aplicaciones de salud mental y emocional en 2021 (de enero a abril) creció 54% en el cuarto trimestre de 2020. Solo en el primer trimestre de 2021 se registró un crecimiento de 130% sobre el promedio de uso en todo 2020 según cifras propias de Gympass, plataforma de bienestar corporativo de alcance regional que fomenta a las personas a sentirse bien de manera integral (con actividades físicas, nutricionales, mentales y emocionales)

La propia Gympass recaudó US$220 millones en una reciente ronda de inversión alcanzando una valoración total de US$2200 millones. Softbank, General Atlantic, Moore Strategic Ventures, Kaszek y Valor Capital están entre sus inversores.

“Al igual que el modelo de trabajo híbrido adoptado por muchas empresas debido a la pandemia, estamos viendo una tendencia similar con respecto a las actividades de fitness y bienestar. Vimos de primera mano que este es un cambio que continuará en el futuro y esperamos expandir nuestro alcance y servicios”, afirma el cofundador y CEO de Gympass, Cesar Carvalho.

“Si nos llevamos por los datos, los problemas de salud mental como el estrés, ansiedad, burnout y depresión serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030″, enfatiza Patricio Jutard, general partner del fondo de inversión Newtopia y cofundador del unicornio Mural. Desde el fondo destacan que invierten en proyectos que busquen resolver los grandes desafíos que tienen la región. “Vemos a la salud y el bienestar como uno de ellos, en especial a la salud mental relacionada con el mundo del trabajo”, apuntan.

El fondo ya invirtió, por ejemplo, en Yerbo y Pura Mente. Yerbo es una plataforma que permite a los equipos de trabajo medir, trackear y obtener recomendaciones de bienestar basadas en ciencia para prevenir el burnout. Pura Mente es una app de meditación con más de medio millón de descargas.

Un boom que se diversifica

El boom de aplicaciones relacionadas a mejorar la salud mental y el bienestar no tiene precedentes: Deloitte Global predice que el gasto mundial en aplicaciones móviles de salud mental alcanzará cerca de US$500 millones en 2022, considerando el crecimiento del 32% (de US$203 millones a US$269 millones) de los primeros diez meses de 2019 al mismo periodo de 2020.

Desde el punto de vista del usuario final, la pandemia fue el desencadenante para consolidar el éxito de aplicaciones de bienestar emocional y mental gratuitas o de bajo costo como las consagradas Calm, Headspace o Meditopia. Entre sus beneficios destacan el hecho de ser fáciles de acceder e integrar en los hábitos diarios y de brindar una experiencia placentera al fomentar la práctica de la atención plena y la meditación como manera de combatir ansiedad y depresión.

Igual es necesario aclarar que no son un reemplazo para el tratamiento de salud mental profesional ni tampoco –en muchos casos– tienen un aval científico detrás. El mérito de este fenómeno –sin embargo– es haber abierto la conversación sobre la salud mental con menos tabúes y más democráticamente.

Muchas de las startups de una nueva oleada de estas aplicaciones están apostando a diversificar sus servicios con credenciales médicas y científicas, que les permitan ofrecer servicios de salud de mayor alcance con apoyo profesional, probado y riguroso.

Cerebral por ejemplo es un servicio de suscripción de salud mental que brinda a los clientes acceso continuo a atención en línea y administración de medicamentos por una tarifa mensual. Trata afecciones que incluyen ansiedad, depresión, insomnio, depresión posparto y menopáusica entre otras y recaudó US$300 millones en una ronda Serie C en diciembre, elevando su valuación a US$4800 millones. Learn to Live, que ofrece terapia cognitiva conductual digital combinada con apoyo médico, anunció una ronda de financiamiento sustancial, aunque no revelada, dirigida por Concord Health Partners. WorkIt Health ofrece servicios virtuales para el tratamiento del uso de sustancias y el alcohol y levantó US$118 millones en una ronda de financiación de octubre que incluyó la participación de CVS Health Ventures y BCBS Venture Fund.

El fuerte crecimiento del mercado apunta a una importante necesidad insatisfecha: las aplicaciones de salud mental pueden ser una salida para quienes no pueden acceder a la atención tradicional, o que no la buscarían, así como para las personas que las usan para complementar otros métodos terapéuticos. El futuro para este negocio puede pasar por ofrecer servicios disruptivos para ganar nuevos nichos así como permitir que las empresas redoblen sus esfuerzos de responsabilidad social corporativa y aumenten el bienestar y salud de su talento.

Fuente: lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.